Justicia / Dirección Provincial de Salud Penitenciaria

Dirección Provincial de Salud Penitenciaria

La Dirección Provincial de Salud Penitenciaria –según Decreto 950/05- se desarrolla bajo la órbita de la Subsecretaría de Política Penitenciaria del Ministerio de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, y trabaja articuladamente con el Servicio Penitenciario Bonaerense y el Ministerio de Salud provincial.

Tiene como misión resguardar la salud de la población carcelaria a través de la prevención, promoción, atención, tratamiento y rehabilitación de la salud, garantizando uno de los derechos inherentes al ser humano. En la ejecución de acciones y cumplimiento de los objetivos propuestos, es esencial la participación, colaboración y contribución de los técnicos y profesionales médicos.

A través de la creación de nodos operativos se instalaron en los establecimientos carcelarios servicios médicos integrales, compuestos por médicos, enfermeros, técnicos, bioquímicos, odontólogos y psicólogos especializados que velan por la salud física y mental de las personas privadas de libertad y garantizan una adecuada accesibilidad al mismo.

Servicios médicos integrales

En la ejecución de acciones y cumplimiento de los objetivos propuestos por la DPSP, es esencial la participación, colaboración y contribución de los técnicos y profesionales médicos. Alrededor de 2000 agentes integran el sistema de atención sanitaria en la Unidades Penitenciarias de la provincia de Buenos Aires

Para llevar a cabo esta tarea -a partir del Decreto 602/10 que establece la organización estructural de la Dirección Provincial de Salud Penitenciaria- se crearon nodos operativos que trabajan interdisciplinariamente, en función de optimizar y sustentar el Sistema Integral de Salud.

Sistema integral de salud

En la ejecución de acciones y cumplimiento de los objetivos propuestos por la DPSP, es esencial la participación, colaboración y contribución de los técnicos y profesionales médicos.

A través de la creación de nodos operativos se instalaron en los establecimientos carcelarios servicios médicos integrales, compuestos por médicos, enfermeros, técnicos, bioquímicos, odontólogos y psicólogos que velan por la salud física y mental de las personas privadas de libertad y garantizan una adecuada accesibilidad al mismo.