facebook
COVID-19

DESARROLLAN TEST RÁPIDO SEROLÓGICO PARA DETECTAR COVID-19

Es similar a una prueba de embarazo y, entre 5 u 8 minutos, visualiza el resultado para personas que tienen o tuvieron coronavirus.

Miércoles, 18 Noviembre, 2020
Personal científicos del CINDEFI que desarrolló el test
Equipo de investigadores e investigadoras del CINDEFI que desarrolló el test

Científicos y científicas locales desarrollaron un kit de diagnóstico rápido serológico, similar a un test de embarazo, que detecta anticuerpos y permite saber entre 5 y 8 minutos si una persona está o estuvo infectada por el virus. “Todos los insumos que lo componen se producen en el país, es de bajo costo y uso sencillo”, aseguró Juan Pablo Bracho, biólogo y becario de la CIC. El test ya se encuentra en etapa de producción por parte de una cooperativa farmacéutica que adoptó la tecnología y estiman que estará disponible para comercializarse en un mes. 

“El test funciona a partir de una gota de sangre que se coloca en un casete junto con la aplicación de otro reactivo químico y en 5 u 8 minutos visualizará una banda o dos de acuerdo al resultado del test”, explicó Bracho. Este ensayo tiene un valor predictivo positivo del 94% aseguraron los investigadores.

Juan Pablo Bracho es biólogo, venezolano, hace tres años que se encuentra en el país y dos de ellos con una beca doctoral de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia bajo la dirección del Dr. Sebastián Cavalitto, líder del grupo de investigación que logró producir en tiempo récord una proteína específica del SARS-CoV-2 que es “el corazón de este kit”. 

El test detecta dos tipos de anticuerpos que se desarrollan para combatir al virus: el IgM, que aparece a la semana de la infección, y el anticuerpo IgG, que aparece con la enfermedad ya en curso. El casete permite visualizar al usuario el resultado: “Si vemos una banda significa que es negativo. Da positivo para IgG si se visualizan dos bandas y, en otro casete, para IgM si se visualizan las dos bandas es positivo”, explicó Bracho. 

 

Un test para tomar decisiones urgentes

“Lo que se tarda un año de trabajo lo hicimos en tres semanas: pedimos la proteína que se produce en el extranjero, en dos semanas teníamos la producción de la proteína en el laboratorio y al poco tiempo verificamos y estandarizamos todos los procesos”, dijo Bracho.

“De este tipo de kit hay muchas versiones; sin embargo, el que desarrollamos nosotros está hecho a nuestra medida”, afirmó Bracho y explicó cuál es la especificidad del test nacional en comparación con los importados. “Los que se producen en China están diseñados para un serotipo específico de su región. Pero hoy sabemos que existen distintos serotipos en distintas regiones. En nuestro caso, el kit está estandarizado para los serotipos de Argentina que además coincide con los reportados en Latinoamérica”

Este test no es de uso personal. “Está dirigido sobre todo a poblaciones muy grandes de personas para tomar decisiones epidemiológicas urgentes. Por ejemplo, en aeropuertos, en empresas para la seguridad de los trabajadores, en el transporte público. No es de uso personal, es un test de interés para la salud pública. Las personas que dan positivo entran en un protocolo de aislamiento y tratamiento para evitar rebrotes del virus”, explicó.

 

En etapa de producción

Los insumos que componen el test se producen en el país. “Es importante que tengamos independencia tecnológica”, destacó Bracho. La cooperativa Farmacoop Lta, adoptante de la tecnología, está encargada del ensamblaje del test. “Nuestra responsabilidad será proveerles los insumos, producidos localmente, para que ellos puedan ensamblarlos y comercializarlos”. El nombre comercial del producto será FarmaCov test. Por otro lado, Bracho explicó que el insumo más relevante, la proteína, lo producirá la empresa de base tecnológica Bamboo Biotech SAS.

“A penas se valide el test se comenzará a comercializar. Estimamos que será a mediados de noviembre y aspiramos a tener una capacidad de producción de 500 mil test por mes”.

Juan Pablo Bracho indicó que el desarrollo es el resultado de un trabajo en equipo y a la inversión en ciencia y tecnología. “La inversión en ciencia es lo que genera soluciones a los problemas y me siento orgulloso de representar a la CIC en este tipo de desarrollo que me dio la oportunidad de formarme académica y profesionalmente”.

Del proyecto participaron investigadores e investigadoras del Centro de Investigación y Desarrollo en Fermentaciones Industriales (CINDEFI) de la UNLP, liderado por el Dr. Sebastián Cavalitto y el Dr. Gastón Ortiz, y en el que participaron el Lic. Juan Pablo Bracho, la Lic. Andrea Ramírez y el Lic. Juan Manuel Crespo.