facebook
SALUD Y PREVENCIÓN

En el último año hubo récord de casos de dengue en el país

Se registraron más de 56 mil casos. Alertan que aproximadamente cada 5 años se produce un rebrote.

Miércoles, 26 Agosto, 2020
imagen por el día Internacional contra el dengue
El mosquito Aedes aegypti

En Argentina, el dengue es una enfermedad que este año reapareció con mucha más fuerza, acompañado de la pandemia producida por SARS-CoV-2, que tornó la vida aún más compleja. Según el Boletín Epidemiológico de Provincia de Buenos Aires, de la semana 31 de 2019 a la semana 25 de 2020 se registraron 56.492 casos, mientras que en 2016 (mayor número de casos contabilizados hasta ese momento en Argentina) se habían registrado 41.749 casos para el mismo período. Según especialistas, cada 5 años aproximadamente se produce un rebrote.

Juan José García, investigador de la CIC en el Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE, CONICET-UNLP), explicó: “El período de mayor riesgo de contacto con el mosquito Aedes aegypti en la provincia de Buenos Aires es de enero a mayo. Ahora tenemos un enorme aliado que es el frío, que hace que ese mosquito quede como huevo o en menor medida como larva”.  

De todas formas, aclaró que no hay que descuidarse y es fundamental evitar la presencia de recipientes con agua también durante el invierno, que son potenciales criaderos del insecto, así como utilizar repelentes durante los meses de elevada densidad del mosquito vector.

En este sentido, aseguró: “Estos mosquitos buscan siempre estar dentro de los hogares, se esconden detrás de las cortinas y debajo de la mesa durante la noche y pican durante el día. Por esto considero que no tienen utilidad las fumigaciones que se realizan en parques o campos”.

En cuanto a su tratamiento, García remarcó que hay cuatro serotipos del virus, lo que complejiza la producción de una vacuna. Tampoco existe en la actualidad medicación para tratarlo, por lo que solo queda intentar evitar el contacto con el mosquito, principalmente entre los meses de diciembre hasta fines de abril. 

es fundamental evitar la presencia de recipientes con agua también durante el invierno, que son potenciales criaderos del insecto, así como utilizar repelentes durante los meses de elevada densidad del mosquito vector".

El investigador alertó que cada 5 años aproximadamente hay un brote. Desde el reingreso de Aedes aegypti en la Argentina en 1987 se han producido tres brotes importantes: en 2009, 2016 y 2020. Es una enfermedad global que tiene en riesgo a cerca de 4 mil millones de personas que viven en un cinturón que se extiende entre los 35 grados de latitud norte y los 35 grados de latitud sur.

Pensando a futuro, el experto afirmó que el dengue se ha convertido en una problemática permanente, por lo que es necesario fortalecer la educación en las escuelas y concientizar para que en los hogares eliminen durante todo el año los recipientes inútiles que acumulan agua y reemplazar  cada 4 días el agua en aquellos que son necesarios, limpiar canaletas, tapar los tanques de agua, no dejar neumáticos usados a la intemperie, colocar arena en los floreros en lugar de agua en los cementerios y usar repelentes durante el día. 

Además, recomendó que “cada municipio cuente con un laboratorio con personal capacitado, encargado del seguimiento de la población de Aedes aegypti y otras plagas urbanas que afectan la calidad de vida de los ciudadanos, que conozca la realidad local y asesore a las autoridades sanitarias en cada municipio”.

Los síntomas del dengue 

Es una enfermedad similar a la gripe que afecta a lactantes, niños pequeños y adultos. Los síntomas son: fiebre, náuseas, vómitos, sarpullido, molestias y dolores (en los ojos, musculares, en las articulaciones o en los huesos).

Los síntomas generalmente duran entre 2 y 7 días y la mayoría de las personas se recupera en alrededor de una semana, aunque hay que tener en cuenta que puede llevar a la persona infectada a tener  complicaciones con otras enfermedades. El dengue grave es potencialmente mortal porque cursa con extravasación de plasma, acumulación de líquidos, dificultad respiratoria, hemorragias graves o falla orgánica.

No hay tratamiento específico para el dengue ni para dengue grave, pero la detección oportuna y el acceso a la asistencia médica adecuada disminuyen las tasas de mortalidad por debajo del 1%.