facebook

TESOROS DE LA BIBLIOTECA: UNA ESTANCIA EN MALLORCA

Lunes, 19 Octubre, 2020
Una de las primeras publicaciones de la Comisión Provincial de Bellas Artes que fundó el Museo fue un pequeño libro llamado “Mallorca. Grabados en madera”, de Atilio Boveri, impreso en La Plata por Crespo Santangelo en 1927.
A cinco años de la fundación del Museo Provincial de Bellas Artes, Atilio Boveri (1885-1949), ya un maestro consagrado, realizaba esta publicación que él mismo introdujo en una primera obra como “El castillo del Rey y otros motivos de Pollensa”.
Desde fines del siglo XIX, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires otorgaba a dos artistas por año una beca para viajar y formarse en el exterior. Muchos artistas, como Francisco Vecchioli, Mariano Montesinos y otros, dedicaron en ese viaje varias pinturas a Mallorca, lugar donde encontraron inspiración para sus personajes y paisajes, y algunos, incluso, residencias prolongadas.
En este volumen lleno de evocaciones a paisajes, ruinas y árboles, Boveri muestra sus dotes de grabador e ilustrador recordando el camino que él mismo había emprendido en 1911. El viaje lo llevó por Italia a estudiar con Tito Lesci en la Real Academia de Bellas Artes de Florencia y después a España, donde "lo había seducido el encanto de la Isla de Mallorca" (Ganuza, 1982).
Allí, Boveri fundó el primer colegio de la isla, gestionó la luz eléctrica y el teléfono, y decoró de forma gratuita la Iglesia Mayor. Además, ofrecía diariamente funciones de títeres para los niños.
Atilio Boveri fue una de las personalidades más importantes del arte de la Provincia de Buenos Aires (grabador, pintor y arquitecto) y dirigió el Museo entre 1947 y 1948.