Teatroargentino / Noticias / Octubre| 27, 28, 30 y 31

Teatro Argentino



Octubre| 27, 28, 30 y 31

Sábado, 27 Octubre, 2018

Participan el Ballet y la Orquesta Estables del Teatro Argentino

ESTRENO ABSOLUTO DE LA COREOGRAFÍA DE OSCAR ARAIZ SOBRE LA SUITE Nº 2 DE DAPHNIS ET CHLOÉ DE MAURICE RAVEL EN EL TEATRO COLISEO DE C.A.B.A.

El sábado 27, a las 20.30; domingo 28, a las 18 y martes 30 y miércoles 31 de octubre próximos, a las 20.30, en el Teatro Coliseo (Marcelo T. de Alvear 1125) de la Capital Federal, será el estreno mundial de la coreografía concebida por Oscar Araiz sobre la Suite Nº 2 de  Daphnis et Chloé de Maurice Ravel, con la interpretación del Ballet y la Orquesta Estables del Teatro Argentino de La Plata, dependiente del Ministerio de Gestión Cultural de la Provincia de Buenos Aires.

El programa se completará con Cantares, otra creación de Araiz, repuesta por María Fernanda Bianchi, inspirada en la Rapsodia española del mismo Ravel, y La mer, coreografía que Oscar ideó basándose en los “tres bocetos sinfónicos para orquesta” homónimos de Claude Debussy, repuesta por Oscar Farías.

El espectáculo contará con la dirección general  de Oscar Araiz y la conducción musical le corresponderá a Carlos Calleja.

El diseño de iluminación será de Oscar Araiz y Esteban Ivanec, y la asistencia de iluminación de Alejandro Zappitelli.

Asumirán los distintos roles integrantes del Ballet Estable que encabeza Viktor Filimonov.

El vestuario de La merDaphnis et Chloé será de Renata Schussheim, mientras que el de Cantares es de Carlos Cytrynowski, adaptado por Schussheim. La mer y Daphnis et Chloé cuentan con escenografía de María José Besozzi.

Las entradas, desde $ 250, podrán obtenerse desde el 8 de septiembre próximo en la boletería del Teatro Coliseo  (habilitada todos los días, de 10 a 20) o por medio de Ticketek.

 

TRES CREACIONES DE UNO DE LOS MAYORES COREÓGRAFOS ARGENTINOS DE LA HISTORIA

Cantares, sobre la Rapsodia española de Maurice Ravel, es una pieza breve (de aproximadamente 17 minutos de duración) para mujeres solas, sobre la temática de lo femenino e hispánico. Aparecen en ella esbozos de retratos lorquianos: los sentimientos reprimidos en Preludio a la noche, la alegría y las confesiones en Malagueña, la sensualidad arábiga en Habanera, la explosión de color y libertad en Feria. Cantares formó parte del espectáculo Ibérica, inspirado en la poesía, la pintura y la música peninsulares. Fue estrenado por el Ballet del Grand Théâtre de Ginebra (Suiza) y posteriormente interpretado por las compañías de la Ópera de Berlín, Staatstheater de Wiesbaden, New World Ballet de Miami, Balé da Cidade de Sao Paulo, Ballet Nacional Chileno y, en nuestro país, por el Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín, Ballet del Sur, Ballet de Córdoba, Ballet Estable del Teatro Argentino de La Plata, Ballet Concierto de Iñaki Urlezaga y Ballet Danza del Ministerio de Desarrollo de la Nación.

La mer tiene por música los tres bocetos sinfónicos del mismo nombre que Debussy compuso entre 1903 y 1905, sonidos sobre los que Oscar Araiz gestó, entre 1984 y 1985, una obra para veinte bailarines de aproximadamente 25 minutos de duración. Su estreno se produjo el 4 de marzo de 1985, por parte de la Compañía del Grand Théâtre de Ginebra, para la cual la pieza había sido concebida, y con la participación de la Orchestre de la Suisse Romande. Entre otras ocasiones, fue repuesta en nuestro país el 26 de noviembre de 2011, en el marco del Ciclo de Danza en la Carpa, con el Grupo de Danza de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), fundado por el propio Araiz un año antes.

Daphnis et Chloé fue compuesta por Ravel como una “sinfonía coreográfica” inspirada en la novela del escritor griego Longo, del siglo II. Con sutil erotismo habla de la iniciación de los jóvenes en el amor. La estrenaron en 1912 Les Ballets Russes de Diaghilev, con coreografía de Fokine. La pieza incluye un gran coro mixto, descripto como “voces lejanas”, con un pasaje a capella de gran belleza. Es poco ofrecida en su versión danzada, aunque sí como pieza de concierto. La partitura es tan exigente para la orquesta como para el coro, que tiene un protagonismo inusual. La complejidad de la obra condujo a Ravel a proponer en 1911 una suite orquestal con las primeras escenas y en 1912 una Suite Nº 2 extraída de las tres escenas finales. 

>>>Conocé más sobre nuestros espectáculos y actividades en: facebook.com/TeatroArgentinoLaPlata/