facebook
CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

El 22 de diciembre de 2015 la Asamblea General de la ONU decidió establecer al 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

11/02/2021
Científicas
Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

Un recorrido por la historia de la ciencia nos muestra que la misma ha estado principalmente protagonizada por varones y el rol de la mujer fue invisibilizado. Sin embargo, las mujeres siempre estuvieron involucradas en la producción de conocimiento científico. No las vemos porque la historia las relegó, porque permanecieron a la sombra de sus colegas “protagonistas”.

En la actualidad menos del 30% de los y las investigadores/as del mundo en las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas son mujeres. Es por ello que en nuestro país y en la Provincia de Buenos Aires (PBA) tenemos la tarea de generar un abordaje complejo y diverso que incorpore a la igualdad de género como uno de los elementos rectores de la política en Ciencia, Tecnología e Innovación.

La PBA reúne poco más del 30% de la inversión pública y privada total en I+D de Argentina, es la región del país que produce la mayor cantidad de publicaciones científicas y la que tiene mayor número de personas dedicadas a actividades de I+D. Sin embargo, si observamos la distribución por género, con un 30% de mujeres trabajadoras en CyT, la PBA aún está lejos del 51% del promedio nacional. El trabajo que tenemos por delante es enorme y no se traduce solamente en lograr que las mujeres sean la mitad del universo de becarios/as e investigadores/as. El análisis a nivel nacional arroja que
1) la participación de las mujeres disminuye en la medida en que se avanza en la carrera de investigación. Mientras entre los investigadores asistentes las mujeres representan más del 60%, en el cargo más alto, el de investigador superior, ellas no llegan al 25%,
2) las mujeres están subrepresentadas en las áreas de ingeniería y ciencia aplicadas: 6 de cada 10 estudiantes universitarios son mujeres, sin embargo en las carreras STEM, no llegan al 35%,
3) hay una subrepresentación en puestos gerenciales y de toma de decisión. De los rectores de las universidades nacionales, sólo el 13% son mujeres.

Si bien las causas de estas desigualdades pueden atribuirse a múltiples factores, su raíz tiene que ver con barreras invisibles creadas a partir de estereotipos, roles y expectativas de género que recaen de manera diferencial entre varones y mujeres y que profundizan la brecha. Una de estas barreras es el “techo de cristal”, el  tope superior “invisible” que detiene la carrera laboral de las mujeres. 

Es innegable que en los últimos años aumentó la presencia de las mujeres tanto en la ciencia como en el mercado de trabajo, pero esto no se tradujo en una disminución de la carga de trabajo doméstico y de las tareas de cuidado, que recae especialmente sobre las mujeres. Esto puede no solo ser un limitante para acceder a puestos de mayor responsabilidad, sino que muchas veces se vuelve un impedimento para comenzar o crecer en una carrera: un piso pegajoso que adhiere a las mujeres a la vida conyugal, maternal y de cuidados, y que les impide proyectarse más allá de eso. 

Por último y no menos importante, la invisibilidad de las mujeres en ciertos espacios y carreras hace que las niñas no tengan modelos a seguir y no puedan pensarse a sí mismas en espacios ocupados por varones. Estos aspectos culturales influyen en las decisiones, elecciones y trayectorias de las niñas y mujeres y condicionan sus decisiones y perspectivas de desarrollo lo que contribuye a mantener la denominada brecha de género.

En diciembre del 2019 el gobierno provincial adoptó como pilar de su gestión la perspectiva de género y diversidad sexual como una pieza clave de todas las áreas de gobierno y consolidó la creación del Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad.

En este sentido, desde la Subsecretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación del Ministerio de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica de la PBA incorporamos la perspectiva de género como eje transversal en los programas, planes, acciones y proyectos que diseñamos e implementamos, con el fin de reconocer las desigualdades de género existentes y promover condiciones igualitarias en las políticas tecnológicas y de innovación. Nuestro desafío es seguir trabajando en la conformación de espacios de articulación y debate con los actores del entramado científico-tecnológico provincial, para fomentar estrategias que generen una ciencia y tecnología con igualdad.